Menú
pazo-familia-puga2
historia-pazo
historia-pazo-la-moreira
trevino07

VOLVER

HISTORIA FINCA LA MOREIRA

Emplazada en lo alto de la ladera del Río Miño se haya la Finca La Moreira, un lugar desde el que se divisa la frontera natural entre España y Portugal. Tras sus muros se conservan varios elementos de gran interés patrimonial, como son los jardines centenarios, los hórreos, el cruceiro, el palomar, la fuente fechada en 1856 o la capilla consagrada a la Virgen del Carmen. Pero sin duda es el Pazo-Torre La Moreira la pieza más destacada del conjunto. Se trata de una construcción en la que se aúna el aspecto señorial de las tradicionales casas nobles gallegas con el carácter defensivo propio de un edificio de vigilancia y control fronterizo. Fruto de su doble finalidad, su estructura alterna elementos como los luminosos balcones de la planta noble con las oscuras ventanas saeteras de las garitas de vigilancia; o la majestuosa entrada principal presidida por el escudo de los Hidalgos de la Moreira con el pasadizo secreto para abandonar el pazo y alcanzar el río sin ser visto. 

Consecuencia de su estratégica ubicación, la Finca La Moreira fue testigo de excepción de los principales acontecimientos históricos que tuvieron lugar en la región. De entre todos los episodios vividos destaca especialmente uno de la Guerra de la Independencia en el que, tras la derrota sufrida por las tropas napoleónicas en la Batalla de Mourentán, el ejército francés tomó su venganza incendiando todas las tierras que encontraba a su paso. Este suceso supuso la trágica pérdida del archivo histórico de la Finca La Moreira, ya que sus edificios también fueron pasto de las llamas. 

Avanzado el siglo XIX la inevitable decadencia de los pazos gallegos alcanzó a la Moreira: al igual que en el resto de la región, sus propietarios abandonaron el rural y se trasladaron a la ciudad. Paulatinamente fueron dejando de lado el mantenimiento de sus tierras en el campo, por lo que las instalaciones de la Finca La Moreira se degradaron hasta alcanzar el estado de abandono en el que se encontraban a mediados del siglo XX. Es en 1976 cuando Don Mariano Peláez adquiere la propiedad a las hermanas Vázquez de Puga, quienes, sin descendencia, supusieron el punto y final a la historia de los Hidalgos de la Moreira. 

Tras décadas de esfuerzos para recuperar el esplendor de la Finca La Moreira, la familia Peláez mantiene su empeño por conservar las instalaciones en el mejor estado posible y recuperar la historia perdida del Pazo – Torre La Moreira.